El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) anunció este viernes que la semana próxima comenzará a desplegar inspectores en todas las centrales nucleares de Ucrania, como parte de sus esfuerzos para evitar accidentes debido a la guerra lanzada por Rusia.

«Cuando esta trágica guerra entra en su segundo año, debemos seguir haciendo todo lo posible para evitar el peligro de un grave accidente nuclear que causaría aún más sufrimiento y destrucción al pueblo de Ucrania y más allá», ha declarado el director general del OIEA, Rafael Grossi, en un comunicado.

En esa nota, anuncia que la semana próxima viajará a Ucrania para establecer esa «presencia continua» de hasta doce expertos en seguridad nuclear en las cuatro plantas nucleares ucranianas, en respuesta a una petición del Gobierno ucraniano.

Se desplazará tanto a la antigua central de Chernóbil, donde en 1986 se produjo el accidente nuclear más grave de la historia, así como a las plantas de Rivne y Ucrania del Sur. También habrá presencia del Organismo en la central de Khmelnytskyy.

El OIEA tiene desde septiembre un equipo en la central de Zaporiyia, bajo control de Rusia y que ha sido objeto de bombardeos que han puesto en riesgo su integridad.

La semana pasada quedó desconectada la única línea operativa de reserva de suministro eléctrico, que ha podido ser de nuevo activada, en lo que Grossi calificó de una prueba de la fragilidad de la situación.

Además, advirtió de la presión que sufre el personal de la planta y de las consecuencias que podría tener para la seguridad.

Grossi afirmó que este despliegue es un paso importante dentro de los esfuerzos del OIEA para ayudar a Ucrania en estos «tiempos inmensamente difíciles y desafiantes».

Los expertos del OIEA vigilarán la situación en las centrales, evaluaran sus necesidades de equipamiento y darán asesoramiento técnico.

Grossi también anunció que mantendrá nuevos contactos con las autoridades ucranianas dentro de los esfuerzos para crear una zona de seguridad alrededor de Zaporiyia, la mayor central nuclear de Europa.

«Mis conversaciones con Ucrania y Rusia avanzan, aunque no tan rápido como deberían. Mantengo la esperanza de que pronto podamos acordar e implantar la zona». señaló el diplomático argentino.

CON INFORMACIÓN DE EFE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *