Estados Unidos registra este fin de semana temperaturas extremas que mantienen al menos a 70 millones de personas en estado de alerta, sobre todo en los Estados del Medio Oeste y la costa este del país. Pero como todos los veranos, y de manera más desmesurada en el último lustro, California paga el precio más alto, con incendios que baten trágicos récords en voracidad y extensión. Impulsado por el calor extremo, la sequía y unos bosques llenos de maleza, un incendio forestal al oeste del Parque Nacional de Yosemite se ha desbocado durante la madrugada de este domingo hasta convertirse en uno de los mayores del año. Miles de residentes han debido ser evacuados.

El incendio, completamente fuera de control a primera hora del domingo (hora local), amenazaba con arrasar unas 2.000 viviendas la víspera, por lo que fueron evacuados unos 3.000 residentes a lugares habilitados como refugios. En la madrugada del domingo, ya eran 6.000 los que habían recibido la orden de desalojo. La causa del fuego, que se inició el viernes y ha quemado una extensión aproximada de 5.800 hectáreas, se desconoce.

 

“Hoy se espera que el clima se mantenga caluroso con mínima humedad, entre el 5% y el 10%, lo que dificultará las labores de extinción del fuego”, ha señalado a primera hora de la mañana de este domingo el servicio de emergencias.

El gobernador de California, el demócrata Gavin Newsom, ha declarado el estado de emergencia para el condado de Mariposa debido al incendio. La declaración permite al Estado acceder a dinero y recursos federales para combatir las llamas. La Casa Blanca suele aprobar enseguida declaraciones de zonas catastróficas por desastres naturales para que los fondos federales fluyan sin dilación hacia los Estados.

 

Yosemite, que se encuentra aproximadamente a una hora en automóvil desde el condado de Mariposa, es el hogar de algunas de las secuoyas más grandes (hasta 80 metros de altura) y antiguas del mundo. Estos árboles milenarios se vieron amenazados por otro incendio a principios de julio, que, aun activo, ha sido controlado en un 80%. Este incendio se halla a menos de 20 kilómetros del de Yosemite y ha afectado hasta el momento a unas 2.000 hectáreas. Yosemite también se vio cercado por las llamas el año pasado.

Información redactada por: MARÍA ANTONIA SÁNCHEZ-VALLEJO para El País

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *