Los paramédicos agredidos por aficionados de los Rayados el domingo, fueron declarados fuera de peligro.

La Fiscalía General de Justicia dio a conocer que con los dictámenes médicos emitidos por el Seguro Social, se descartó gravedad en sus lesiones.

Uno de los agredidos, Gerardo Martínez Herrera, ya fue dado de alta.

«Las lesiones que presenta son de las que no ponen en peligro la vida, tardan menos de quince días en sanar y no dejan cicatriz, fue dado de alta», detallaron.

El paramédico presentaba un traumatismo leve, esguince cervical, contusión en tórax y contusión en abdomen.

En tanto que Aurelio Jiménez Lombardo sigue hospitalizado con lesiones que no ponen en peligro la vida, tardan mas de quince días en sanar y no dejan cicatriz.

Se precisó que su dictamen está sujeto a cambios, ya que fue canalizado a cirugía.

«Tiene lesión en cara, diversos golpes en rostro, contusión en región occipital y fractura en codo izquierdo, de esta última será intervenido quirúrgicamente» agregaron.

Ambos fueron agredidos en Guadalupe, en las inmediaciones del Estadio BBVA, al término del partido entre Rayados y Cruz Azul, por motivos aún no especificados oficialmente.

AGENCIA REFORMA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *